De acuerdo con investigaciones de economistas del Banco de Inglaterra, las palabras que la gente consulta en la web pueden dar un indicador confiable y oportuno de la actividad económica.

Utilizando datos de las búsquedas de Google, los economistas del Banco de Inglaterra Nick Mc Laren y Rachana Shanbhogue compararon la aparición de palabras clave, como “desempleado” y “precios de las casas”, con los datos oficiales sobre el mercado laboral y de la vivienda.

Los resultados mostraron que las palabras utilizadas en las búsquedas de Internet son tan precisas como indicadores tradicionales para predecir tendencias. De hecho, para el mercado de la vivienda mostraron ser más exactas.

Las búsquedas en la web tienen otra serie de ventajas. Por ejemplo, son inmediatas. En contraste, los datos oficiales son publicados con un retraso, normalmente de al menos un mes, lo que implica que no dan un panorama oportuno del estado actual de la economía.

Además, las consultas online utilizan una amplia gama de muestras, ya que -a modo de ejemplo- alrededor de 60% de la población adulta británica utiliza Internet todos los días.

Pero, inevitablemente, hay algunas desventajas. El uso extendido de Internet es relativamente reciente, así que hay una pequeña cantidad de datos utilizables para realizar comparaciones.

Además, la utilización de la web sigue correlacionada con la edad y el nivel de ingreso, por lo que las muestras podrían no ser representativas.

Y muchas búsquedas podrían ser hechas simplemente por curiosidad, produciendo un “ruido significativo” en la investigación.

Mc Laren y Shanbhogue dicen que por ahora el Banco de Inglaterra va a realizar un monitoreo de las búsquedas en Internet como parte del espectro de diferentes indicadores que usa para formar su percepción de las perspectivas económicas.

Pero los investigadores predicen que en el futuro las consultas online se volverán una fuente cada vez más útil de información respecto de la evolución de la economía, indicó una nota del blog Real Time Economics del Wall Street Journal.

Compartílo

Deja un comentario